¡Libertad a los presos políticos en Nicaragua!

Comité por el Reagrupamiento Internacional Revolucionario

El presidente Daniel Ortega ha gobernado Nicaragua a favor de los ricos a lo largo de 16 años. Antiguo revolucionario, Ortega ha sido reelegido 3 veces desde 2006, incluyendo su reelección de 2021, que fue una completa farsa. Ella estuvo precedida de una represión masiva en 2018 desatada por el gobierno de Ortega que asesinó a varios cientos de manifestantes e hirió a mil más. En Nicaragua ya no hay libertad sindical, estudiantil ni política. Los socialistas debemos alzar la voz en contra de la persona que hoy viola las libertades democráticas que conquistó la revolución sandinista de 1979.

En el contexto de las elecciones fraudulentas de 2021, el régimen de Ortega apresó a treinta y dos opositores, incluyendo a siete candidatos a la presidencia. Entre ellos se encontraron tres líderes sandinistas de la revolución de 1979. Estos antiguos compañeros de armas del propio Ortega fueron Dora María Téllez, Víctor Hugo Tinoco y Hugo Torres, quien dijo minutos antes de su captura “Así es la vida. Los que alguna vez abrazaron principios hoy los traicionaron”. También dijo: “Daniel Ortega se apropió del partido de la revolución, el Frente Sandinista, lo desnaturalizó y lo convirtió en su partido, en un partido familiar. Lo que hizo Ortega con el FSLN, privatizándolo y transformándolo en un instrumento al servicio de sus intereses, lo hizo con todo el Estado. Hoy, todas las instituciones del Estado están políticamente subordinadas a su voluntad. Y la subordinación que obtuvo Ortega en las instituciones es mayor que la que obtuvo Somoza, porque en la época de Somoza había cierta independencia en el Poder Judicial y había jueces que paraban a Somoza con firmeza y actuaban con la ley en la mano”. Unos meses después de hacer estas declaraciones, Hugo Torres murió en la cárcel.

Sigue leyendo ¡Libertad a los presos políticos en Nicaragua!

1° de Mayo: Día Internacional de Lucha de las y los Trabajadores

La solución a la Crisis Capitalista es la Revolución Socialista

Hace más de 130 años, el Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional realizado en la ciudad de París en 1889, resolvió que el Primero de Mayo la clase trabajadora de todo el mundo saldría a la huelga hasta conquistar la jornada de trabajo de 8 horas. 

El día elegido fue en memoria de los cinco trabajadores condenados a muerte en Estados Unidos por haber participado de una huelga iniciada el 1° de Mayo de 1886. En la ciudad de Chicago la medida se prolongó hasta el día 4, cuando la policía cargó contra los huelguistas asesinando a 38 trabajadores. En medio de la represión muere también un policía, y por este hecho son inculpados y sentenciados a la horca George Engel, Adolph Fischer, Albert Parsons, August Theodore Spies y Louis Lingg. 

La paralización mundial de la producción durante los Primero de Mayo finalmente impuso la jornada legal de 8 horas, demostrando ser una herramienta poderosa para doblegar la voluntad de los patrones. Por eso, la mayoría de los gobiernos capitalistas convinieron declarar el Primero de Mayo día feriado a fin de transformar el día de lucha, en un día festivo. 

Sigue leyendo 1° de Mayo: Día Internacional de Lucha de las y los Trabajadores

“No hay que pagar lo que no debemos”

Conversamos con Beberly Keene, economista y coordinadora de Diálogo 2000, una de las agrupaciones promotoras de Autoconvocatoria por la Suspensión e Investigación de la Deuda, espacio conformado por diversas organizaciones políticas, sociales y personalidades como Nora Cortiñas y Adolfo Pérez Esquivel, del que formamos parte. 

PSL: ¿Qué hecho dio inicio a la Autoconvocatoria? 

B: La Argentina tiene una larga tradición de lucha y resistencia contra el pago de la deuda externa que obviamente desde la dictadura se ve con mayor claridad su ilegalidad. La Autoconvocatoria surge en enero del 2020, apenas asumido el gobierno de Alberto Fernández había una cierta expectativa en varios sectores por el grado de irregularidad de la toma de deuda que hizo Macri con el FMI, pasando por encima de todo estatuto y normas legales argentinas y del propio FMI, por lo que el gobierno podría desconocer su legitimidad. Ya sabemos que fue un préstamo hecho por pedido de los Estados Unidos, para favorecer al gobierno de Macri, que reconoció públicamente fue para posibilitar que los bancos y fondos de inversión que habían comprado una cantidad de bonos argentinos, los pudieran cobrar y fugar ganancias hacia el extranjero, sabiendo que Argentina no tenía fondos para pagarlos. Ese proceso de endeudamiento de Macri, fraudulento por cierto, tiene como emblema el bono Centenario que se hizo en julio de 2017 llamando a 4 o 5 bancos amigos para entregarles el negocio sin licitaciones. Esos bancos son los que deciden llevarse toda la plata pero como no había de donde sacarla, efectivamente sale este acuerdo del fondo con el gobierno de Macri. 

Sigue leyendo “No hay que pagar lo que no debemos”

Incendios forestales: Otra cara de la perversión capitalista

En las últimas décadas, los incendios forestales y de pastizales se han ido acrecentando con llamativa frecuencia en los distintos rincones del planeta. Y Argentina no está ajeno a ese fenómeno. Al desastre provocado por el fuego en el sur del país -Chubut principalmente- se le sumaron diferentes subregiones de la Pampa Húmeda entre diciembre y enero. El periodismo hizo y hace su parte: horas y horas de información en los medios audiovisuales y ríos de tinta en la prensa gráfica intentan convencernos de echarle la culpa a la naturaleza o a algún irresponsable que tiró un cigarrillo encendido. Pocos, los más críticos, se animan a hablar del calentamiento global; pero lo hacen de manera general y repartiendo culpas sin mencionar, con nombre y apellido, quiénes son los verdaderos responsables. Ante esa lógica, “todos tenemos nuestra parte de responsabilidad”.

No conviene mencionar la deforestación descontrolada para introducir ganado extensivo o expandir el cultivo de la soja. Ni tampoco se habla de la reforestación irresponsable que desplaza especies autóctonas, introduciendo otras como el eucalipto o el pino que tienen un rápido crecimiento, pero también un alto poder combustible en caso de incendios.

Poner esto en el debate sería atacar los intereses de la burguesía agraria, a quien sitúan como el motor de la economía argentina y sólo son parásitos voraces que no tienen ningún empacho en destruir suelos, vegetación o reservas hídricas con tal de obtener cada vez más ganancias.

Hoy Corrientes lo sufre en carne propia. El área quemada en toda la provincia supera los 8000 kilómetros cuadrados (casi el 10% del territorio provincial). A pesar de la cruda realidad y en el mismo momento en que el gobernador Valdés y el intendente Tassano inauguran los corsos en la capital correntina, muchos seguirán repartiendo culpas a Dios y al Diablo; sin embargo, los hechos narran por sí mismos.

La provincia de Corrientes depende casi exclusivamente de la producción primaria. La industria es casi inexistente, aún aquella que está asociada directamente a la producción agrícola, ganadera y forestal. Tal es así que ni siquiera cuenta con secaderos de madera y la extracción de pinos (que ya es un monocultivo) deriva su producción a Misiones para este primer proceso de manufacturación. Tanto este monocultivo forestal como la ganadería extensiva, en manos de la tradicional oligarquía rural correntina; y los gigantescos arrozales que se encuentran en manos de empresas nacionales y multinacionales; implican un impacto invasivo y destructivo sobre los ecosistemas provinciales. La deforestación y el reemplazo de especies nativas se producen sobre el ambiente situado sobre el segundo humedal más grande de Sudamérica.

Ante esta bomba en potencia, no existió ni existe ningún tipo de prevención. El Ministerio de Ambiente y Desarrollo sostenible de la Nación ha demostrado sobradas veces ser una figura decorativa. Hoy con Cabandié; ayer con el rabino Bergman. El gobierno provincial, por su parte, no ha invertido un peso en infraestructura para la prevención y el combate de desastres. Tampoco existen equipos preparados y capacitados. En la perversión capitalista, lo único importante es maximizar la tasa de ganancias y embarcarse en la premisa: “total no va a pasar nada”.

El capitalismo es también eso: la destrucción del medio ambiente (y sus consecuencias sobre la vida humana, animal y vegetal) es un efecto colateral de una práctica donde el incremento de la riqueza en manos de una clase está por encima de todo. Y muchos trabajadores y trabajadoras a lo largo del planeta, lo sufren en carne propia: a sangre y fuego. 

Sindicato de la Carne: Gran elección de la Lista Roja

El pasado 14 de febrero se realizó la elección del Sindicato de la Carne, donde la burocracia encabezada por Gabriel Vallejos retuvo la conducción con 1128 votos contra la Lista Roja que obtuvo 807, el 42% de los votos. Este sindicato nuclea a trabajadores/as de 10 frigoríficos de la región metropolitana de Buenos Aires, 5 en la zona norte y 5 en la zona sur. 

En la zona norte, la burocracia sólo ganó en Ecocarne, la Roja se impuso en 4 frigoríficos destacándose la gran elección de Rioplatense y Bancalari, el primero por más del 75% y el segundo por más del 70%. 

En la zona sur, la Lista Roja triunfo en Penta, donde los trabajadores protagonizaron una gran lucha contra los despidos y la entrega de la burocracia en 2020. 

Entrevistamos al compañero Carlos Zerrizuela de la Comisión Interna del Frigorífico Rioplatense y militante de Opinión Socialista, quien encabezó está lista de nuevos delegados/as y activistas antipatronales y antiburocráticos. 

PSL: ¿Qué significa esta importante elección de La Roja para las y los trabajadores de la carne y el conjunto de la clase trabajadora? 

Esta elección demuestra, más allá del resultado que merece un análisis profundo, que un importante sector del gremio quiere el cambio y no cae en la campaña de patronales y burocracia, cuyo único eje es la demonización de la LISTA ROJA, a la que acusan de ser una mera colectora del movimiento piquetero y de izquierda en beneficio de los cuales se presentaría ante las y los trabajadores de la carne con algún “objetivo por fuera de sus intereses”. Si bien un elemento de conservadurismo (característico en las filas obreras) pesó en el resultado, quedó claro que no es hegemónico ni mucho menos. Todo esto ante la mirada atenta de las y los trabajadores de la carne en el resto del país, que vienen siguiendo nuestras posiciones desde hace un tiempo y tienen expectativa en el desarrollo de nuestra agrupación. 

Con este resultado también quedó de manifiesto la importancia de la LISTA ROJA dentro del espectro clasista en el movimiento obrero organizado, sobre todo en el sector industrial donde pocas expresiones de este tipo pueden exhibir resultados como el nuestro. La política de abrir nuestra intervención a la participación coordinada con todas las organizaciones que se reclaman del clasismo, fue una decisión consciente que busca sentar un precedente de unidad en la lucha por la recuperación de nuestras organizaciones obreras, y un acierto en base al nivel de adhesión conseguido. 

PSL: ¿Cómo continua la construcción de esta alternativa a la burocracia? 

La LISTA ROJA viene desarrollándose desde el primer momento en que obtuvimos la dirección de la Comisión Interna del Frigorífico Rioplatense en 2008. Si bien en un principio nos reconocíamos como parte de la Lista Naranja que los compañeros de Paty, y su principal dirigente David Soria, habían mantenido como expresión antiburocrática en el gremio, finalmente decidimos construir una opción más amplia a la medida de la necesidad de las bases y en contra de un sectarismo estéril que lo único que logró es su propio aislamiento y desaparición. Adoptamos el color y perfil en las elecciones de 2012 en las cuales, a pesar del fraude de la burocracia y la política funcional de Soria y su grupo, quedamos a sólo 56 votos de la lista oficialista y un reconocimiento en la mayoría de las plantas en las que ganamos la votación. 

Ahora se trata de amojonar el camino recorrido y poner esa acumulación al servicio de la resistencia a los ataques patronales, tanto de los específicos del sector que nos explota como los de la gran patronal y sus gobiernos, que cargan sobre nuestros hombros el peso de la crisis capitalista. Para eso debemos plantar nuestra bandera y demostrar que no estamos para figurar sólo en época de elecciones sino todos los días, como hasta ahora. Más allá de la merma que supuso el no haber conseguido la dirección del sindicato, la mayoría del activismo sigue ligado a lo que considera su agrupación de conjunto en el gremio, y es en esas condiciones que encaramos nuestra actividad en el próximo periodo. Un ejemplo de eso fue la respuesta que dimos en el Frigorífico Rioplatense ante la muerte totalmente evitable de nuestro compañero Javier Escobar, dos días después de la elección, en la que la tradición de asambleas y acción directa propiciada por la LISTA ROJA, permitió canalizar la bronca y demostrar la protesta unánime del conjunto, y su voluntad de cambiar esas condiciones denigrantes aceptadas por la burocracia en todo el gremio.

Apoyemos la lucha de las organizaciones sociales: Por trabajo genuino y defensa de sus conquistas

El 15 de febrero el conjunto de organizaciones sociales organizadas en cooperativas de trabajo, merenderos y comedores en los barrios, se movilizaron en varias provincias contra el anuncio del gobierno de no aumentar la cantidad de productos de los bolsones – manteniendo los 12 actuales- y no los 21 acordados en diciembre del año pasado.

También definió que no va a ver más altas – nuevos planes Potenciar Trabajo- y que se implementara un mecanismo de bajas –caída de estos planes-, “todo bajo el argumento de que existe una reactivación económica y que van a direccionar los planes a empleo genuino”. ¡¡ Hipócritas!! Con una inflación que no encuentra techo y la mayoría de la población, con y sin trabajo, viviendo bajo la línea de pobreza, ¿Cómo creen que se puede vivir con $16.000 que cobran los trabajadores/as de las cooperativas Potenciar Trabajo. De qué justicia social hablan cuando le recortan los escasos alimentos que reciben las familias más golpeadas de la clase trabajadora.

Lo real es que, por un lado, el gobierno de los Fernández, los gobernadores e intendentes vienen encarando un ajuste social terrible para destinar esos fondos al pago de la estafa de la deuda con el FMI y demás usureros.

Y por el otro, con el apoyo de los dirigentes de las organizaciones sociales oficialistas, los Pérsico, Alderete, Grabois y compañía, y de la CGT y CTA, quieren transformar los planes Potenciar Trabaja en mano de obra barata para las empresas privadas, con un salario de indigencia subsidiado por el Estado, como ya lo están haciendo en muchos municipios, en el sector gastronómico, o en la construcción.

De esta forma, la reactivación económica, muestra el aumento de la productividad y de las ganancias de las patronales, gracias al fenomenal aumento de la explotación y la precariedad para las y los trabajadores con salarios por debajo de la línea de la pobreza.

Hoy más que nunca, cuando redoblan el ajuste que pide el FMI y a través de los grandes medios de comunicación se busca influenciar a la “opinión pública” para rechazar el reclamo legítimo de los que menos tienen. Tenemos que rescatar la tradición histórica del movimiento obrero: la unidad y solidaridad entre las organizaciones de trabajadoras/es ocupadas/es y desocupados/as para enfrentar los ataques de las patronales y gobiernos de turno, sin distinción de colores.

Es importante apoyar con todas las fuerzas las demandas de desocupados/as y unirla a la de las y los trabajadores ocupados para organizar una lucha unitaria por: el verdadero trabajo genuino con salarios acorde a la canasta familiar y sin precariedad laboral. Posible a través de la realización de importantes obras públicas con la construcción urgente de escuelas y hospitales; y también con la aplicación del reparto de las horas de trabajo con igual salario para la producción y servicios.

Estas medidas se pueden aplicar tomando la decisión política de cortar con los pagos y acuerdos con el FMI y la fuga de los capitales llevada adelante por los bancos y fondos buitres. Pero lo podremos imponer a través de la organización democrática en todos los sectores de la clase trabajadora, definiendo un plan de acciones y movilizaciones que ponga fin al ajuste del gobierno y desarrolle la salida obrera y popular.

Fuera el ejército de Rusia

Fuera EEUU y la Otan de Europa del Este. Por la autodeterminación del pueblo ucraniano

En una declaración del 14 de febrero nuestros camaradas del Partido de la Libertad Socialista (FSP) de Estados Unidos y del Comité por el Reagrupamiento Internacional Revolucionario (CRIR) decían que: “Entre Washington y Moscú, no hay nadie a quien apoyar en el ruido mutuo de sables. Ninguna de las partes tiene en mente el interés de los ucranianos, o de sus propias clases trabajadoras. Paz para el pueblo ucraniano exige que ambos gobiernos retiren sus tropas militares, instructores y armamentos de la región.” 

Alertaban que: “Tanto Rusia como Estados Unidos están tratando de ganar terreno imperialista a través de esta guerra grandilocuente y potencial, con China y Europa Occidental también en la mezcla competitiva.” 

(…) “En los últimos años, sin embargo, este dominio ha sido cada vez más desafiado, a medida que los países «advenedizos» raspan y arañan para ganar, o recuperar, esferas de influencia en una economía internacional precaria.” 

“En este concurso en escalada, el premio es el control no solo de Ucrania y sus recursos, sino de Europa del Este en su conjunto. Y las motivaciones son algo más que una explotación directa y estratégica. Las economías de Rusia y Estados Unidos dependen en gran medida del gasto militar, dondequiera que se dirija. Además, ambos países están experimentando crisis en muchos frentes, incluida la caída de la popularidad en medio de protestas masivas por cuestiones sociales…” 

Nuestros compañeros/as alertaban sobre la posibilidad de la intervención, enmarcada en la rivalidad de las potencias imperialistas. Y en ese momento hicieron un llamado internacional ante cualquier posibilidad de intervención: “La guerra amenaza al planeta tanto como el cambio climático. Pero la clase obrera tiene un enorme poder sin explotar para evitar el desastre. Al ofrecer y fortalecer la solidaridad internacional hoy, podemos construir lazos que nos ayudarán a poner fin a la guerra entre las naciones en un mañana no muy lejano. En este momento, depende de los trabajadores, socialistas, activistas contra la guerra y defensores de los derechos humanos apoyar a las clases trabajadoras de Europa del Este de cualquier manera que podamos. Son sus vidas en la balanza.” 

Después de semanas donde la prensa mundial agitaba un ataque inminente ruso sobre territorio ucraniano (con fecha y hora), el 24 de febrero comenzó la invasión militar, atacando puntos estratégicos tanto militares como de comunicaciones. Con la excusa de desnazificar los territorios, el presidente Putin emprendió una arremetida en la disputa interimperialista, después de que la OTAN avanzara en las tratativas de incorporar a Ucrania en su organización, y con ello acumular una batería de municiones de todo tipo en cercanías de las fronteras con la Federación Rusa. 

Nadie aquí juega un rol progresivo, pero ante la invasión rusa nos ubicamos en el terreno militar por la expulsión de sus tropas. Que el gobierno de Zelensky esté siendo pertrechado por las potencias imperialistas yanquis, alemanas, etc., no cambia que lo primero que hay que hacer es derrotar al invasor. Políticamente no se puede dar un gramo de confianza al gobierno ucraniano, que tenía sumida a la población en la miseria antes de la invasión (es el país más pobre de Europa), y que ha jugado -y juega- un papel de títere en esta disputa, al servicio de la OTAN. Pero su rol de cipayo no le ha dado los frutos suficientes; desde que comenzó la invasión dejaron sola Ucrania, como él mismo afirmó, más allá de todo el palabrerío de los máximos dignatarios europeos y norteamericanos, salvo en asistencia a través de cargamentos de toneladas de armas. Su último grito de auxilio ha sido su pedido de ingreso a la Unión Europea. 

Por la autodeterminación del pueblo ucraniano 

Pero derrotar la invasión rusa, de carácter imperialista, tienen que ser las masas las que tomen en sus manos la expulsión del ejército invasor, a través de la autoorganización, constituyendo milicias, como dando solución desde abajo a todas las consecuencias que el ataque militar está trayendo en cada ciudad y pueblo, garantizando el abastecimiento de los insumos básicos para la subsistencia. 

La solidaridad de las masas trabajadoras en Europa y el mundo con el pueblo ucraniano tienen un rol determinante en este sentido. No serán las sanciones económicas a los capitales rusos, o las exclusiones a sus deportistas, como la que pidió la federación francesa de fútbol a la FIFA, las que harán retroceder las aspiraciones imperialistas del régimen ruso. Será la movilización mundial, como las que ya se vienen desarrollando en toda Europa y en decenas de ciudades en la propia Rusia por el retiro del ejército invasor y contra la guerra, los socialistas revolucionarios debemos llamar a impulsarlas y a extenderlas en todo el mundo, porque esto no solo va a ser la mayor defensa de las masas ucranianas sino que ayudarán a poner un freno al avance imperialista. 

¡No hay guerra sino guerra de clases! 

Lamentablemente la situación bélica no terminará con las negociaciones, que ya han comenzado en la frontera con Bielorrusia. La situación de inestabilidad mundial, producto de la crisis estructural del capitalismo, hará que la escalada guerrerista tome nuevos bríos independientemente del resultado de este enfrentamiento. La solidaridad internacional que se viene desarrollando en distintas latitudes con el pueblo ucraniano, tiene que avanzar en una unidad internacional de la clase obrera en el mundo, no solo contra esta invasión, sino contra el capitalismo, que condena al hambre, la miseria y a que masas trabajadoras enfrenten a sus hermanos/as de otras naciones. 

No puede haber una resolución real a conflictos como el de Ucrania sin el socialismo. Por eso urge la construcción de partidos revolucionarios en todo el mundo para luchar por ello. 

¡Fuera el ejército ruso del territorio de Ucrania! 

¡Ninguna injerencia del imperialismo de EEUU- OTAN de Europa del Este!

¡Solidaridad internacional de la clase obrera del mundo con el pueblo ucraniano!

Paritarias: Preparar e imponer la lucha contra el techo salarial

Sin los tarifazos acordados con el FMI ni las subas autorizadas a las prepagas, colegios privados, medicamentos, nafta, etc., se prevé una inflación anual del 60%, y el gobierno con las patronales y el visto bueno de los burócratas de los sindicatos, quieren fijar un techo del 40% a las paritarias. 

Después de cuatro años consecutivos de rebaja salarial, sabemos que los precios y tarifas se ajustan de acuerdo al valor del dólar, pero que los salarios en pesos vienen en caída libre desde el 2018 .Así, la remuneración medida en dólares de los trabajadores bajo convenio mejor pagos, se redujo de US $1680 a US $460, en tanto el salario promedio que alcanzaba los US $ 800-900, hoy ronda US $270.

Peor aún es la reducción en el sector de trabajadores/as no registrados, ni hablar de la jubilación mínima equivalente a US $160 que percibe la mayoría de las y los adultos mayores, o de quienes sobreviven con US $80 que pagan las cooperativas de trabajo. 

La burocracia de la CTERA, que junto al gremio docente de la provincia de Buenos Aires, suele marcar la pauta de incremento para la docencia de todas las provincias y del conjunto de estatales, de nuevo hizo punta firmando paritarias a la baja: 45,4% en cuotas, esto significa que recién a fin de año el salario promedio de trabajadoras/es de la educación, podría alcanzar la mitad de lo que hoy cuesta la canasta familiar, $130.000. 

Al cierre de esta edición, las asambleas docentes que se realizaron en varios sindicatos provinciales, rechazaron los ofrecimientos de aumento, y al menos en cuatro provincias está planteado ir al paro: Santa Fe, Misiones, Mendoza y Chubut. 

En tanto está pronta a vencer la conciliación obligatoria que frenó el paro por tiempo indeterminado votado en asamblea por los petroleros de Vaca Muerta, en reclamo de actualización salarial de acuerdo a la inflación. 

Para no seguir perdiendo, tenemos que impulsar asambleas y todos los espacios que permitan la organización y coordinación desde abajo, para exigir e imponer a las conducciones sindicales un plan de lucha por aumento general de salarios y jubilaciones, igual a la canasta familiar, con cláusula gatillo por inflación mensual.

El acuerdo no es con los trabajadores

Los estragos sanitarios y económicos que nos dejó la pandemia no tienen como único responsable al covid-19. El pago religioso de la usuraria deuda pública y el saqueo indiscriminado de las empresas multinacionales, por decisión política de Alberto, Cristina y cia, son los principales causantes del empobrecimiento y el deterioro social y económico de la Argentina.

El cumplimiento estricto de los requerimientos impuestos por el imperialismo –representado especialmente por el FMI- fue la hoja de ruta que siguieron todas las variantes patronales que se sucedieron tras las históricas jornadas insurreccionales del 19 y el 20 de diciembre. La puesta en escena montada por Rodríguez Saá en sus escasos días como presidente, anunciando la suspensión de los pagos de la deuda externa, no sirvió siquiera para que sus sucesores: Duhalde, Kirchner, Cristina, Macri y Alberto, pusieran el debate del pago en la agenda. Por el contrario, cada uno de estos gobiernos –con sus matices- se encargó de propagandizar y anunciar el apocalipsis que se vendría para el país sin nos quedáramos “afuera del mundo”.

Sigue leyendo El acuerdo no es con los trabajadores

Por la salida de las tropas rusas de Ucrania. Por el derecho a la soberanía nacional y a la autodeterminación del pueblo ucraniano.

Declaración del Comité por el Reagrupamiento Internacional Revolucionario (CRIR)

En respuesta a la expansión de la OTAN a lo largo de su frontera y a los sueños imperiales de los oligarcas rusos, el gobierno de Vladimir Putin ha invadido Ucrania en una agresión militar que ya ha causado miles de muertos. Pero a pesar de contar con una fuerza militar muy superior, los agresores rusos no han logrado hasta ahora vencer la resistencia ucraniana.

La resistencia es más fuerte de lo esperado y con cada día de lucha el gobierno ruso queda más aislado. Grandes manifestaciones en todo el mundo han reunido a millones de trabajadores y estudiantes que exigen el fin de la ocupación y la salida de Rusia de Ucrania. Mientras tanto, las sanciones de la OTAN a Rusia han agravado su crisis económica, con un aumento de los tipos de interés oficiales, pérdidas masivas de capital y empresas que se retiran o boicotean el país.

Sigue leyendo Por la salida de las tropas rusas de Ucrania. Por el derecho a la soberanía nacional y a la autodeterminación del pueblo ucraniano.